14 de abril de 2012

RAÑA DE LAS MESILLAS

Localización y accesos:

Coordenadas: 39º 41’ 06,19” N - 5º 27’ 06,37” O

La Raña de las Mesillas se extiende a un lado y a otro de la carretera EX-118, al norte de la localidad de Castañar de Ibor; aproximadamente entre los kilómetros 43 y 47 de la citada carretera. Esta Raña se observa en todas direcciones desde los mismos márgenes de la carretera; lo que primero vemos son suelos de colores rojizos con abundantes cantos rodados de cuarcita y arenisca que se han aprovechado para cultivos de secano, principalmente olivos y viñas, pero también podemos encontrar cultivos forestales de pinos y eucaliptus.


Grado de dificultad:

Es mínimo, pues aunque visionaremos la Raña desde los márgenes de la carretera, existen en todo el trayecto varias salidas muy amplias para poder aparcar los vehículos.


Descripción geológica: Origen

Las Rañas son unas formaciones geológicas muy características en Las Villuercas, pero ¿de donde proceden?
Las amplias planicies de las Rañas son de origen sedimentario. Están constituidas por conglomerados poco cementados que se disponen como inmensos abanicos o “coladas” en forma de lenguas que fueron arrastrados por grandes avalanchas de aguas no canalizadas desde las sierras cuarcíticas circundantes. Por tanto, su origen es aluvial. Es decir, que son el resultado de un transporte violento de materiales arrastrados por las aguas torrenciales y depositados en estas llanuras cercanas a las sierras en donde se ven ahora. Los materiales proceden de la erosión que se produjo a finales del periodo Plioceno, hace aproximadamente dos millones y medio de años, a causa de movimientos tectónicos producidos durante la última fase de la Orogenia Alpina y de la climatología (cambios bruscos de temperatura y fuertes tormentas) que erosionan las rocas de las sierras más expuestas y elevadas tras esos movimientos tectónicos.

Los materiales rodados de las Rañas proceden de las cuarcitas, cuya ruptura produce cantos y bloques, y también de las pizarras o lutitas que se deshacen para formar la matriz arcillo-arenosa donde aquellos van englobados. Si observamos un corte transversal (por ejemplo en las trincheras de la carretera) veremos que estos conglomerados están formados por cantos, a veces grandes bloques, muy redondeados, generalmente de cuarcitas, englobados en el seno de una matriz arcilloso-arenosa rojiza. El espesor es de varios metros, llegando incluso a una decena de metros.


Geomorfología superficial “en mesa” de la Raña de las Mesillas vista desde el valle del río Gualija.
Obsérvense al fondo los relieves serranos sobresaliendo por encima del nivel horizontal de la plataforma llana de la Raña.


Objetivos de la visita:

Observar la geomorfología de los niveles de Raña y la disposición plana o casi plana de su superficie sedimentaria. Contemplar los diferentes materiales detríticos que forman las Rañas, así como poder determinar algunas características específicas en los mismos, como la esfericidad, señales de hidromorfismo, pátinas de los cantos, etc.
En la lejanía, veremos los crestones cuarcíticos de las sierras que constituyen el área fuente o "área madre" de donde proceden estas formaciones sedimentarias.
Las Rañas constituyen una importante imagen sedimentaria del final de la larga historia geológica de Las Villuercas. Nos hablan de un determinado clima tropical de finales de la Era Terciaria, y de los fenómenos erosivos y de arrastre que terminaron de modelar el paisaje tal y como lo conocemos ahora, de la energía necesaria para romper y transportar billones de metros cúbicos de materiales procedentes de las sierras para depositarlos en estas plataformas, al norte y al sur del macizo tectónico de Las Villuercas que tenemos delante, dejando como resultado estas “mesas” donde posteriormente se han encajado los ríos actuales para originar los magníficos valles que nos disponemos a visitar a continuación.