14 de octubre de 2008

NORBA CAESARINA



C
olonia romana fundada para acoger a los soldados veteranos procedentes de la ciudad latina de Norba, hoy Norma (1). Es muy probable que la colonia fuera fundada en el año 35 a.C., llevándose a la realidad un proyecto de César, y que su fundador fuera Cayo Norbano Flacco, cónsul el año 38 y procónsul de Hispania del 36 al 34 a.C. (2).

Diosa Ceres, protectora de la Colonia Norbensis Caesarina

Plinio el Viejo (Naturalis Historia IV,117) nos cuenta que a esta Colonia Norbensis se agregaron los campamentos militares de Castra Caecilia y Castra Servilia situados en las proximidades de la actual Cáceres.
En el siglo II d.C. el geógrafo griego Claudio Ptolomeo en su Geographiké nos proporciona un nomenclator de ciudades pertenecientes a los lusitanos, entre las que incluye a Norba Caesarina, pero no cita los nombres de sus núcleos urbanos dependientes.
La ciudad romana de Norba Caesarina ha sido localizada, desde Hübner (1877), dentro del recinto amurallado de Cáceres Monumental, donde se observan algunos vestigios de sus murallas y abundantes restos arqueológicos.

Puerta romana de la ciudad de Norba Caesarina

Las fuentes epigráficas halladas en la zona de la ciudad antigua de Cáceres nos proporcionan también datos muy interesantes sobre la colonia romana (3).

Muralla romana de Norba Caesarina

Sobre la muralla romana de Norba, construida con sillares graníticos, se levantó en época almohade (siglo XII) otra de tapial con algunas torres octogonales. Al reedificar estas murallas los almohades llamaron al recinto amurallado "Qazrix”, porque "Castris" se llamaba también a esta población campamental situada junto a la Vía de la Plata: Castra Caecilia.

Emplazamiento de Norba en la cúspide de un crestón cuarcítico
y muy cerca de las aguas permanentes de la Ribera del Marco


A partir del siglo XII se suceden las luchas entre árabes y cristianos. En 1169, Cáceres es reconquistada por Fernando II. En 1170 se funda la Orden de los Fratres de Cáceres, llamada también Orden de los Caballeros de Santiago, que tienen la misión de defender la fortaleza y la calzada romana "Vía de la Plata" incipiente camino mozárabe de Santiago. En 1173 el caudillo árabe Abú Ya'qub arrebató la ciudad a los cristianos, reconstruyendo las murallas, que conservan sus basamentos romanos. De esta época se conservan algunas torres albarranas, entre las que podemos destacar: la de Bujaco, la torre de la Yerba y la del Horno.
La incorporación definitiva de la ciudad al reino de León se produce el día 23 de abril de 1229 (Día de San Jorge), con el rey Alfonso IX, por este hecho San Jorge es el Patrón de Cáceres.
A partir de esta fecha se empezarán a construir numerosos palacios y casas solariegas girando en torno a dos núcleos: la Plaza de Santa María y la Plaza de San Mateo, que alcanzarán su mayor esplendor durante los siglos XV y XVI, sobre todo con los Reyes Católicos.

Puerta del Peregrino en la Iglesia de Santiago de Cáceres

En la ciudad podemos observar una serie de palacios e iglesias de diferentes épocas, entre otros destacamos la Iglesia de Santiago, con una “Puerta del Peregrino”, orientada hacia la Vía de la Plata, y un retablo de Berruguete; el Palacio de Godoy, renacentista, ordenado construir por Francisco de Godoy a su regreso de América. La Iglesia de San Juan, el Palacio de los Duques de Abrantes, el Palacio de la Isla, el Convento de Santa Clara y el Complejo Cultural San Francisco, que se levanta sobre un antiguo monasterio franciscano. Dominando la ciudad encontramos el Santuario de Nuestra Señora de la Montaña, declarada patrona de la Villa en 1668.

Casa-palacio de los Golfines de Abajo, Plaza de Santa María.

Sobre los orígenes de la colonia Norba Caesarina he llegado a las siguientes reflexiones:

1-El trazado rectangular de su muralla recuerda el perímetro de un campamento militar romano, con un "cardus" y un "decumanus".

2-Castra Caecilia fue un campamento militar, antecesor de la Colonia Norbensis, su gente se fusionó en ella, en una etapa de paz, con un estatus jurídico nuevo, cuando ya no tenia sentido ser soldados sino colonos que explotaran los recursos del territorio

3- Castra Caecilia se encontraba a 46 millas (M.P.) de Emerita Augusta. Midiendo con exactitud desde el miliario XXVIII ,que se encuentra "in situ", la mansio"Castra Caecilia" del Itinerario de Antonino se localizaría junto al Seminario de Cáceres, por donde pasan la Vía de la Plata y las aguas permanentes de la Ribera del Marco, y donde existen importantes restos arqueológicos romanos imperiales.

4- Los romanos de la época de la Pax de Augusto no establecían sus colonias en lugares altos y defensivos, donde no llegara el agua corriente a sus viviendas, luego, puede que Norba sea una colonia establecida sobre una fundación anterior republicana, posiblemente de época de César: N. Caesarina.

5- El nombre de la ciudad actual procede sin duda de Castris- Qazris- Cáceres, es decir, de la Castra Caecilia, mencionada en los itinerarios camineros.

6- Difícilmente se organiza una colonia "ex novo" en un cerro sin agua y con una diferencia de cotas de 18 metros entre las plazas de San Mateo y de Santa María.

7- La Vía de la Plata no pasaba por el campamento republicano de Cáceres el Viejo (¿Castra Servilia?), situado 2 millas al norte de la mansio de Castris Caeciliae de los itinerarios.

8- Norba no es citada en el Itinerario de Antonino Pio, a pesar de pasar la calzada romana Via de la Plata por la cercana Ribera del Marco, (Marco= Miliario), en cuya orilla izquierda se encontraría la mansio citada por Antonino: Castra Caecilia.

9- Los sillares graníticos de las murallas de Norba fueron reutilizados de construcciones anteriores (cupas, aras, lápidas con inscripciones invertidas...).

10- Tenemos 2 yacimientos arqueológicos romanos (la Ciudad Monumental y Cáceres el Viejo) y 3 nombres para ubicar: Castra Servilia, Castra Caecilia y Norba Caesarina.

11.- En la Ciudad Monumental han sido localizados restos romanos tardo-republicanos e imperiales, pero en Cáceres el Viejo no hay vestigios imperiales de ningún tipo, solo republicanos anteriores al año 80 a. C.

Todo un puzzle para investigadores sagaces: un interesante reto, ¿quién se atreve?.


A.M.Canto

Bueno, si acaso un par de detalles. No es tan seguro que Cáceres sea fundación de Norbano Flacco, debido a que esta hipótesis no explica su epíteto de "Caesarina". De hecho, varios de los principales autores que han tratado sobre este asunto (Galsterer, Wiegels, García y Bellido, Callejo Serrano, Brunt...) no se ponen de acuerdo. Una hipótesis de compromiso, la de A. García y Bellido en 1966, que comparto parcialmente, sería que se trata de un asentamiento planificado por César y desarrollado como colonia en época del mandato de Norbano Flacco, esto es, durante la etapa triunviral.
Digo parcialmente porque César pudo hacer realmente ya un asentamiento, fuera praesidium militar o municipium, ya que fue mucha su actividad fundadora por el área, como lo creo para la propia Mérida. No se puede descartar que “Caesarina” fuera un homenaje de los triunviros a César, y que la colonia la dedujera el gobernador de la época, Norbano Flacco. En todo caso, éste triunfó “ex Hispania”, que gobernó entre 36 y 34 a.C., y no debe de ser posterior a esa fecha. Su tribu electoral, la Sergia, parece reforzar su datación aún republicana, aunque muy tardía. Sin embargo, como digo, creo más que sea fundación cesariana.
Por otro lado, añadir la precisión de Plinio el Viejo para época flavia (Naturalis Historia IV, 117) de que tanto Castra Servilia como Castra Caecilia eran "contributae", esto es, dependientes, de la Colonia Norba Caesarina. Castra Caecilia se suele identificar con Cáceres el Viejo, Castra Servilia no se sabe. Con esto quiero decir que discrepo de la interpretación de que alguno de estos campamentos pudo ser el antecedente del actual Cáceres (como he leído ahora en el debate http://www.celtiberia.net/verlugar.asp?id=487).
El texto de Plinio demuestra que todavía en época flavia (hacia 77 d.C. como máximo) Norba Caesarina, Castra Caecilia y Castra Servilia eran tres asentamientos diferentes. Ya que, por otro lado, "contributae" no significa "fusionadas", sino, como antes dije, "dependientes". Saludos.



Notas bibliográficas:

(1) Giorgio di Francesco (giorgiodieffe): http://www.Celtiberia.net

La antigua Norba itálica no se encuentra lejana de la moderna Norma (provincia Latina). La superficie total de la ciudad romana era de 38 Hectáreas. Las murallas ciclopeas, asì dichas a causa de las grandes piedras poligonales, tenían un perímetro de 2662 metros. Norba estaba construida sobre el modelo de las colonias griegas de la Italia meridional, con el “decumanus” que dividía la ciudad en dos partes. Estaban presentes dos acrópolis, en dos colinas diferentes, llamadas convencionalmente « mayor » y « minor ». En posición central se ven los restos de una estructura llamada « castillo de las aguas », que, presumiblemente, tenia que ser uno de los primeros ejemplos de las Thermae. A las espaldas del mismo y muy acerca de la acrópolis mayor, la presencia de una ancha área deja suponer que allí estuviese el Foro. Están presentes y visibles cisternas, pozos, ambulatorios y pasajes subterráneos. Hay también restos de « viae stratae », con las piedras perfectamente conservadas. Espectaculares son las terrazas de construcción y contenimiento, realizadas para nivelar el terreno al interior de la ciudad y que tienen un fuerte impacto escenográfico.
La obra de la muralla es del s. II o III a. C. A la ciudad se entraba a través de 4 puertas. La Mayor, perfectamente conservada, es una puerta «scaea» protegida por un torreon semicircular, muy raro. Además, están la Puerta Ninfina, la Puerta Occidental y la Puerta Lignina. Disfrutando cada mínimo detalle de tacticismo, Norba, ciudad militar, tenia otras entradas secundarias en proximidad de las puertas principales, que permitían el pasaje en fila india de los soldados.
La acrópolis mayor estaba en directa conexión óptica con los castillos de Serrone di Bove, Le Morella y de Colle Maria Gentile-Torricella, desde los cuales se enviaban señales convencionales en tiempo real a través de “specula” de bronce.
Por la etimología del nombre de la ciudad, los estudiosos no están todavía de acuerdo. Algunos dicen que quizás venga de Nova Orba o Nova Urbs, ciudad nueva.
Las excavaciones hechas por el arqueólogo Savignoni y el ingeniero Mengarelli entre 1901 y 1904, hicieron establecer la romanidad de las murallas norbanas, datándolas al 330 a.C. Algunos científicos contemporáneos se muestran perplejos por la manera de conducción de estas viejas campañas de excavación.
El Parque Arqueológico de la antigua Norba es visitable todos los días desde el alba hasta que el sol desaparece. Para una mejor comprensión del sitio, se aconseja una visita al “Civico Museo Archeologico Virtuale”, en el centro histórico del pueblo, en la Via della Liberazione.

(2) Antonio García y Bellido. "Dictamen sobre la fecha fundacional de la colonia Norbensis Caesarina, actual Cáceres". ( http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/13537842012806051822202/026150.pdf ). Gabinete de Antigüedades de la Real Academia de la Historia (Mayo,1966).

(3) Antonio Rodríguez González, (http://antonionorbano.blogspot.com/2008/09/resea-del-paseo-epigrfico.html). Cáceres, 2007.

Plano de Cáceres en el s. XVIII


El yacimiento del Mayoralgo confirma el origen puramente romano de la ciudad


La primera ocupación hallada data del siglo I a. C. y es el antecedente de Norba Caesarina. Las excavaciones son una ruta arquitectónica por más de 2.000 años de historia cacereña.

Antes de la fundación de Norba Caesarina existió otra ciudad en el espacio que hoy ocupa la Ciudad Monumental. Fue en el siglo I antes de Cristo, en los últimos años de la república romana previos a la llegada del imperio, y hoy podemos saberlo gracias al yacimiento arqueológico que ha quedado al descubierto tras la reforma del palacio de Mayoralgo.

Los investigadores han descubierto allí, en el patio trasero, una construcción de piedra que les permite asegurar que el origen de la ciudad de Cáceres es puramente romano y sin participación aborigen, es decir, que no se construyó sobre ningún castro anterior. El director de las excavaciones, el arqueólogo Hugo Chautón, afirma que la cerámica hallada en esa vivienda permite ser muy concreto y situarla "entre el 80 y el 70 antes de Cristo".

Hugo Chautón insiste en la tremenda importancia de esta actuación. Las estructuras descubiertas permiten fijar sin duda alguna los orígenes romanos de Cáceres y la situación exacta del área monumental de Norba Caesarina, de la cual hasta ahora se tenía cierta información imprecisa, pero no evidencias tajantes. Además, los arqueólogos han podido fechar la fundación en la época correspondiente a los emperadores Tiberio y Claudio tras analizar el derribo del entramado urbano anterior.

El director del yacimiento explica que Norba Caesarina conoció un tiempo de pujanza entre los siglos I y III, en la época romana altoimperial. Era una ciudad satélite de Emérita Augusta que se fundó como centro administrativo de los nuevos territorios conquistados en la expansión de la Lusitania. En el subsuelo del Mayoralgo han aparecido unas termas (frigidarium) y un aljibe de aquella época, además de otras estructuras más peque?as correspondientes a un posible ninfeo y el patio porticado de una casa.

No obstante, Hugo Chautón matiza que la excavación sólo abarca una ínfima parte, algo así como un uno por ciento, de la extensión de Norba Caesarina, cuyos límites se encontraban entre tres y cuatro metros hacia el interior de la muralla medieval que conocemos hoy. Por lo tanto no se pueden establecer unas conclusiones generales claras y definitivas sobre la colonia con tan poco terreno estudiado, pero sí establecer su localización "con seguridad" en el recinto intramuros.

La construcción mejor conservada es un aljibe con dos brocales que serviría entre otras cosas para abastecer de agua a las termas, situadas a unos pocos metros de distancia. Su tamaño es considerable, y apareció tras retirar cuatro metros de tierra y seguir la boca del pozo que estaba en la superficie del patio del Mayoralgo, y que permaneció en uso hasta el siglo XVIII.

El espacio del aljibe ya se conocía y había sido utilizado, si bien es ahora cuando la superficie ha quedado al descubierto. Su análisis ha permitido además descartar que se trate de parte de un pasadizo, posibilidad que habían apuntado algunos investigadores.

La siguiente fase de la que se han encontrado construcciones es la correspondiente al periodo romano bajoimperial, entre los siglos III y V. Es un momento en el que la zona va perdiendo monumentalidad en las construcciones que van sustituyendo a las anteriores, y de hecho los materiales antiguos se reutilizan en los nuevos edificios. El perímetro urbano crece y se delimita con una muralla, pero la ciudad original se va degradando. De esta época ha aparecido un taller de forja con un pequeño horno de ladrillo en bóveda, dos pilas de hormigón y otras estructuras adyacentes.

Hugo Chautón y su equipo han datado un total de diez fases constructivas basadas en los restos que han encontrado en el yacimiento del Mayoralgo, una secuencia ocupacional que hacen extensible al conjunto de la ciudad.

A partir del siglo V el área objeto de la excavación se convierte en un arrabal dedicado a funciones industriales. Permanece así durante casi mil años, hasta que la estabilización de la región en el siglo XVI permite que la zona se revitalice económicamente, gracias sobre todo a los prósperos negocios de la ganadería. En el siglo XV se construye el palacio y quedan enterradas todas las estructuras anteriores, de modo que a partir de entonces el interés arquitectónico de los restos hallados se reduce a reformas de pequeña entidad.

Las ruinas de la ciudad antigua han quedado ahora documentadas y a la vista en el yacimiento del Palacio de Mayoralgo. Las que más interés revisten son sin duda las más antiguas, que corresponden a los primeros asentamientos romanos y a la fundación y desarrollo de la colonia de Norba Caesarina.

Hugo Chautón destaca el esfuerzo realizado por Caja Extremadura al conservar el yacimiento y crear un recorrido que permite visitarlo, pues lo normal en estos casos es llevar a cabo un estudio más o menos pormenorizado, documentar los materiales y las estructuras encontrados y volverlos a cubrir para aprovechar el terreno. En este caso no se ha hecho así, sino que se ha colocado una cubierta protectora sobre la excavación y se ha instalado un sistema de pasarelas que permite realizar una visita por todo el yacimiento.

Además de las estructuras ha aparecido durante los trabajos arqueológicos una gran cantidad de materiales de distintas épocas. En concreto son muy útiles las cerámicas, ya que por una parte permiten datar con exactitud la estructura donde aparecen, y por otra constatar las relaciones comerciales de los habitantes de Norba Caesarina, ya que la procedencia de los fragmentos es mu diversa. También se han encontrado muchas monedas, la mayor parte de época medieval.

Pero sin duda el hallazgo más importante fue el magnífico busto de bronce bañado en oro que apareció en noviembre de 2001, al poco tiempo de comenzar las excavaciones. Se trata de una pieza única en la Península Ibérica, cuya procedencia se sitúa en el siglo I después de Cristo.

El busto se encuentra desde entonces en el Museo de Cáceres, donde según Hugo Chautón está previsto habilitar una sala en la que se expongan los distintos materiales localizados en el yacimiento.

La excavación del palacio de Mayoralgo es la primera que se ha llevado a cabo en lo que hoy es el recinto intramuros. No cabe duda de que ofrece una nueva perspectiva sobre los orígenes de la ciudad y ha servido para responder a muchas interrogantes, aunque la mayor parte de la historia romana de Cáceres permanece oculta bajo las calles, monumentos y palacios del norte de la Ciudad Monumental y en los alrededores de la Plaza de Santiago (cota 420 m.), donde sí podría llegar el agua por gravedad desde la Fuente del Marco (cota 430 m.).

Los trabajos realizados en el patio del Mayoralgo desde el año 2001 han dejado a la luz un extenso yacimiento de 531 metros cuadrados, en el que pueden verse mezcladas estructuras que abarcan desde esa época tardo-republicana hasta las últimas actuaciones acometidas en la era contemporánea, más de 2.000 años de historia superpuestos que ahora han quedado a la vista de todos. Caja Extremadura, propietaria del inmueble, ha acondicionados el yacimiento con pasarelas, luces y paneles informativos que permiten realizar una visita en el tiempo desde los orígenes de Cáceres hasta la actualidad.

Viernes 30 de septiembre de 2005

© Copyright JUAN GIL MONTES 2008


Estimado Juan Gil:

Aprovecho para felicitarte por el blog y la recopilación de documentación que, me consta, de manera tan laboriosa y desinteresada has ido almacenando y analizando en todos estos años.

También, con el objetivo de colaborar en tus análisis, puntualizaría en cuanto a algunas de las declaraciones mías publicadas en el artículo de prensa. Especialmente en cuanto a la cerámica, para ser exactos yo me refiero a que la cerámica aparecida (Campaniense de diversa morfología) parece que se utiliza por la zona a partir del 80 a.C, con su correspondiente perduración. En buena parte creo que la Dra. Canto anda muy acertada en cuanto a la fecha y autoría de la fundación de la colonia.
Personalmente no me parece tan imposible el planteamiento de la ciudad sobre el promontorio, a pesar de sus desniveles, ya que sus terrazas son muy aprovechables y la orografía no resulta tan áspera. Pienso que la ciudad se extendería en dirección norte, ubicando el foro en la Pza. de Sta. María.

Ya que desgraciadamente no tenemos una publicación donde se puedan exponer las investigaciones del Mayoralgo, y teniendo en cuenta que son muchas y diversas las consideraciones que se pueden extraer aun, cuenta con mi disposición absoluta para cualquier tipo de colaboración que estimes necesaria, aunque sea desde Zaragoza, donde ahora felizmente habito.

Un saludo y, de nuevo, mi más sincero reconocimiento por el esfuerzo investigador, que demuestra tu aprecio hacia le conocimiento histórico y hacia Cáceres también.

Hugo Chautón

Jueves, 5 de Febrero de 2009

Planos en relieve de los alrededores de Cáceres en 1813 con la red de caminos y cañadas
(Archivo Geográfico del Ejercito)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado Juan Gil:
Aprovecho para felicitarte por el blog y la recopilación de documentación que, me consta, de manera tan laboriosa y desinteresada has ido almacenando y analizando en todos estos años.

También, con el objetivo de colaborar en tus análisis, puntualizaría en cuanto a algunas de las declaraciones mías publicadas en el artículo de prensa. Especialmente en cuanto a la cerámica, para ser exactos yo me refiero a que la cerámica aparecida (Campaniense de diversa morfología) parece que se utiliza por la zona a partir del 80 aC, con su correspondiente perduración. En buena parte creo que la Dra. Canto anda muy acertada en cuanto a la fecha y autoría de la fundación de la colonia.
Personalmente no me parece tan imposible el planteamiento de la ciudad sobre el promontorio, a pesar de sus desniveles, ya que sus terrazas son muy aprovechables y la orografía no resulta tan aspera. Pienso que la ciudad se extenderia en dirección norte, ubicando el foro en la Pza. de Sta. María.

Ya que desgraciadamente no tenemos una publicación donde se puedan exponer las investigaciones del Mayoralgo, y teniendo en cuenta que son muchas y diversas las consideraciones que se pueden extraer aun, cuenta con mi disposición absoluta para cualquier tipo de colaboración que estimes necesaria, aunque sea desde Zaragoza, donde ahora felizmente habito.

Un saludo y, de nuevo, mi más sincero reconocimiento por el esfuerzo investigador, que demuestra tu aprecio hacia le conocimiento histórico y hacia Cáceres también.

Hugo Chautón
hchauton@yahoo.es